English

Políticas para una agricultura resiliente: La Mesa de Ganadería Sostenible de Colombia, las mesas técnicas para el sector de los bioinsumos creadas en Ecuador y Colombia y el convenio suscrito en Perú entre el IICA, el Servicio Nacional de Sanidad Agraria (SENASA), el Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología (SENAMHI) y la Junta Nacional del Café son muestra de la cooperación del IICA para generar, con las autoridades públicas de esos países, mecanismos de concertación y de articulación que apoyan la toma de decisiones y el desarrollo, la implementación y la gestión de políticas públicas para una agricultura resiliente.

Plantaciones con enfoque agroecológico: Nueve procedimientos para el manejo integrado de los cultivos del aguacate, la papa y el tomate, tales como fertilización, manejo del suelo, gestión del agua, podas e injertación, evidenciaron las capacidades de los países beneficiarios del PRIICA en Centroamérica para cuidar el medio ambiente y la salud de sus productores. En la Región Central 1625 beneficiarios aplicaron buenas prácticas agrícolas.


Innovaciones forestales: En la Región Andina se fortalecieron los conocimientos en el aprovechamiento sostenible de la biodiversidad a través del curso derivado de la experiencia del Programa Manejo Forestal Sostenible, financiado por el Ministerio de Relaciones Exteriores de Finlandia. El material virtual está disponible en www.mfsandina.net.

Biotecnología y bioseguridad en Guatemala y Honduras: La cooperación del IICA facilitó en Honduras la revisión del marco regulatorio de la bioseguridad y la formulación de propuestas para el uso de organismos vivos modificados. En Guatemala se capacitaron 24 voceros del Gobierno, así como miembros de la prensa, en biotecnología y bioseguridad.

Mejor manejo del material genético en la Región Caribe: En el marco del Programa de Política Agrícola financiado por la UE, junto con el Instituto de Investigación y Desarrollo Agrícola del Caribe (CARDI), en ocho países se mejoraron las instalaciones de manejo de germoplasma y en tres las de reproducción animal. Esas acciones facilitaron una mayor distribución de materiales a lo largo del Caribe.

Planes para la gestión integral de riesgos: Con la cooperación del IICA, en varios países se logró mejorar las capacidades para el diseño y gestión participativa de políticas públicas y estrategias para la gestión integral de riesgos sanitarios asociados al cambio climático. Ejemplos de ello son el plan nacional formulado en Costa Rica para atender emergencias en los sectores avícola y porcino, el Plan de Acción de la Comisión de Bienestar Animal de Brasil y la elaboración de un manual sobre la implementación de buenas prácticas de producción agrícola y pecuaria para una agricultura resiliente, aprovechado por 389 técnicos de diez países.

Cosecha de agua en El Salvador: El Consejo Nacional de Sustentabilidad Ambiental y Vulnerabilidad (CONASAV) recibió cooperación horizontal para cosechar y recolectar agua a través de reservorios y techos, tal como se realiza en el Chaco paraguayo. También se promovió el uso de la tecnología del fertirriego entre los productores salvadoreños, lo que les permitió reducir el consumo de agua.

Estrategias de gestión de agua en Venezuela: En la comunidad de Agua Negra, 300 productores hortícolas poseen una estrategia de gestión integrada del recurso hídrico que fue diseñada en forma participativa por la Alcaldía del municipio Jiménez, el Ministerio del Poder Popular para Ecosocialismo y Aguas y el IICA. Otros 320 actores de los estados de Lara, Mérida y Trujillo fortalecieron sus capacidades en conservación y cosecha de agua, sistemas de riego y manejo de cuencas.

Atención a los suelos degradados en el Caribe: El IICA validó un módulo de capacitación regional sobre manejo de suelos degradados, en el que participaron 40 técnicos de extensión de Haití, Jamaica, Antigua y Barbuda, Surinam y Guyana. Asimismo, se realizaron foros virtuales, en que interactuaron 1383 participantes, y diversos cursos impartidos por expertos en manejo del suelo y el uso eficiente del agua, que permitieron fortalecer las capacidades de 575 participantes en esos temas.

Uso sostenible del suelo en Antigua y Barbuda: Autoridades de los sectores público y privado responsables de la gestión del suelo mejoraron sus capacidades técnicas asociadas a la adaptación de la agricultura al cambio climático. Muestras de suelo fueron remitidas a Estados Unidos para análisis.

Uso eficiente del agua en la producción: Dos estudios y dos cursos virtuales sobre la metodología de la huella hídrica, que beneficiaron a más de 3000 personas de 28 países, permitieron promover el uso de indicadores sobre la calidad y la cantidad de agua que se utiliza en la agricultura.


Desarrollo de herramientas para el análisis digital del suelo: Los países cuentan con instrumentos que facilitan el funcionamiento de los sistemas nacionales de información de suelos, la digitalización de datos, la definición de prioridades de acción y la elaboración de estrategias para el manejo sostenible del suelo y la gestión hídrica. Algunos de esos instrumentos fueron un mapa digital de suelos de Costa Rica, un documento sobre buenas prácticas para el mapeo de suelos y el protocolo para la elaboración de mapas de erosión hídrica.

Planificación agropecuaria y cambio climático: Más de 60 instituciones de los países miembros cuentan con mejores condiciones para desarrollar planes de adaptación del sector agropecuario al cambio climático, como resultado de la capacitación de 450 de sus técnicos en la integración de la adaptación del cambio climático en la planificación agropecuaria. Destacan Chile, Argentina y Paraguay, países en que con 13 técnicos nacionales se validó la metodología de integración y se definieron acciones de seguimiento que involucran a los servicios de extensión.


Plataforma Agro y Clima: Bajo el liderazgo del CAC, autoridades de los países centroamericanos fueron informadas oportunamente sobre la perspectiva climática, la evolución del fenómeno ENOS y otros temas, tales como cambio climático, variabilidad climática y gestión del riesgo, entre otros.


Mapas de riesgo: En Colombia, Ecuador y Paraguay se desarrollaron las estrategias nacionales para la elaboración y el uso de mapas de riesgo agroclimático, que serán puestos a disposición de las unidades encargadas del tema en los ministerios de agricultura. Además, en Trinidad y Tobago, Surinam y Guyana, 60 funcionarios de entidades públicas -- incluidos los ministerios de agricultura -- y privadas fueron capacitados en la elaboración y uso de mapas de riesgo de desastres y en la comunicación de dichos riesgos.

Espacio de diálogo sobre agricultura climáticamente inteligente: La realización, por tercer año consecutivo, del Foro del Caribe sobre Agricultura Climáticamente Inteligente permitió que 150 técnicos caribeños intercambiaran información sobre el Acuerdo de París, las contribuciones determinadas a nivel de países en el Caribe, el acceso al Fondo Verde para el Clima (FVC), la gestión integral de recursos hídricos y casos de éxito de sistemas agrícolas resilientes en la región. El foro logró atraer nuevos socios como el Caribbean Community Climate Change Centre (CCCCC), el Programa de Investigación del CGIAR en Cambio Climático, Agricultura y Seguridad Alimentaria (CCAFS), la Deutsche Gesellschaft für Internationale Zusammenarbeit (GIZ), el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y las embajadas de México y Marruecos en Santa Lucía. El foro también facilitó la elaboración de un inventario de las políticas y acciones en cambio climático en el Caribe.


Comunidad de Práctica sobre Adaptación de la Agricultura al Cambio Climático en Mesoamérica: Con el apoyo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), mediante esta plataforma virtual liderada por el IICA, se intensificó el intercambio de información sobre la adaptación de agricultura al cambio climático. Se registraron 667 usuarios, se organizaron seis seminarios, con una participación promedio de 100 personas, y se puso a disposición una biblioteca especializada.


Red agrometereológica en azúcar costarricense: El IICA brindó apoyo a la Liga Agrícola Industrial de la Caña de Azúcar (LAICA) para la puesta en funcionamiento de una red agrometereológica, que permite a los productores de caña contar con nuevos criterios para ser más resilientes.

Gestión del conocimiento asociado a riesgos y seguros agropecuarios: La puesta en operación del Observatorio de Gestión del Riesgo y Seguros Agropecuarios de las Américas, realizada en conjunto con la Asociación Latinoamericana para el Desarrollo del Seguro Agropecuario (ALASA) y la Federación Interamericana de Empresas de Seguros (FIDES), ha permitido capturar, analizar y difundir información relevante, instrumentos e indicadores relacionados con la gestión de riesgos agropecuarios. De igual manera, se logró capacitar a 150 profesionales de 15 países de América Latina y el Caribe (ALC) mediante un curso a distancia sobre gestión del riesgo y seguros agropecuarios en ALC, impartido con la participación de la ALASA, la Universidad Nacional del Litoral (UNL) de Argentina, el Centro de Estudios e Investigación para la Gestión de Riesgos Agrarios y Medioambientales (CEIGRAM) de España, el Grupo de Estudios en Seguros y Riesgos (GESER) de la Universidad de São Paulo (USP) de Brasil, la Universidad Nacional (UNAL) de Colombia y el Banco Mundial, entre otras organizaciones.



Intensa agenda de capacitación asociada al cambio climático: Más de 4000 profesionales de instituciones públicas y privadas y productores de 29 países incrementaron sus conocimientos en el desarrollo e implementación de planes de adaptación al cambio climático, en buenas prácticas pecuarias para enfrentar el cambio climático, en el manejo de materia orgánica del suelo y su restauración, así como en manejo de agua, producción y uso de biogás, uso eficiente de agua y suelo en pequeña escala, invernaderos, sistemas de riego y fertirriego, producción y uso de composta, entre otros temas.

Aprovechamiento de bioinsumos para la producción de materias primas: En Ecuador, técnicos del Instituto Nacional de Investigaciones Agropecuarias (INIAP) y de la Agencia Ecuatoriana de Aseguramiento de la Calidad del Agro (AGROCALIDAD) fueron capacitados en metodologías para la utilización de bioinsumos, con el fin de que los desperdicios se utilicen para la producción de materias primas.

Intercambio de germoplasma y conservación de la agrobiodiversidad: En el ámbito de la Red de Recursos Genéticos del Programa Cooperativo de Investigación, Desarrollo e Innovación Agrícola para los Trópicos Suramericanos (PROCITROPICOS), miembros del programa, funcionarios de instituciones y actores de los países de esa región se capacitaron en el uso e intercambio de germoplasma vegetal para la conservación sostenible de la agrobiodiversidad. Específicamente, mediante la Red Latinoamericana para la Implementación del Tratado Internacional sobre los Recursos Fitogenéticos para la Alimentación y la Agricultura (LANIIT), una iniciativa de la FAO y el IICA que se implementa en Brasil, Paraguay y Uruguay para mejorar la seguridad alimentaria, se logró aumentar el conocimiento sobre nuevas estrategias de uso e intercambio de germoplasma vegetal, con miras a la conservación sostenible de la agrobiodiversidad.

Diálogos mundiales sobre cambio climático: El IICA mantuvo su presencia en cuatro iniciativas globales sobre cambio climático en el contexto de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC): el Comité Ejecutivo de Tecnología, la NAP Expo (Bonn, Alemania), la COP22 (Marruecos) y la Reunión de la Alianza Global para una Agricultura Climáticamente Inteligente (GACSA), en las que se logró dar a conocer los problemas y la visión de los países miembros del IICA en ese tema e incrementar nuestra visibilidad con el fin de aprovechar de mejor manera las oportunidades técnicas y financieras en ese tema.