Desarrollo de los territorios y bienestar rural
English

Políticas para mejorar el desempeño de la agricultura familiar (AF): Honduras, Perú y Colombia consolidaron su conocimiento sobre las características de la AF, tal como lo evidencia la inclusión de ese tema en las agendas públicas. En Honduras y Colombia se elaboraron las propuestas de política, que fueron presentadas a las autoridades pertinentes. Por otra parte, la estrategia nacional en AF de Perú fue socializada en dos mancomunidades. Además, líderes de comités nacionales de AF, funcionarios de gobierno, investigadores y especialistas de Centroamérica, República Dominicana, Trinidad y Tobago, Brasil, Bolivia, México, Uruguay y España identificaron las oportunidades para mejorar las políticas, los servicios y las formas de organización para atender la AF.

Marcos normativos para el desarrollo territorial incluyente: En Brasil, Colombia, Costa Rica, Ecuador, Guatemala, Guyana, Honduras, México y Surinam, 147 instituciones de los gobiernos nacionales y subnacionales vinculadas a la agricultura, el desarrollo rural y comunitario, el desarrollo social e inclusión, mujeres, juventud, poblaciones indígenas, planificación, recursos naturales y medio ambiente, investigación agropecuaria, educación, salud, entre otras áreas, mejoraron sus capacidades institucionales para el diseño, la implementación y la gestión participativa de marcos institucionales, políticas e instrumentos para la promoción del desarrollo territorial incluyente. Ello se logró mediante la participación de 562 técnicos en 77 eventos nacionales y 62 eventos territoriales. Como reflejo del esfuerzo de cooperación del IICA, en Costa Rica se oficializaron las políticas públicas de desarrollo territorial e inclusión; en Ecuador, la Estrategia Provincial de Inclusión Social y Productiva y en México, la Estrategia Regional de Ecoturismo Comunitario.

Plan Maestro de la Región Occidental de Panamá: Este plan, resultado de la asociación público-privada, constituye un modelo innovador que contempla una inversión de recursos nacionales por el monto de USD 557 millones y un préstamo del Banco de Desarrollo para América Latina (CAF) por USD 157 millones. Su objetivo es promover la recuperación del agro en la Región Occidental, en beneficio de 15 000 productores panameños.

Extensión rural orientada a la AF: En Paraguay, Venezuela y Honduras los servicios de asistencia técnica y extensión recibieron propuestas de mejoras que están siendo implementadas, mientras que en Guatemala y Chile se mejoraron las capacidades de gestión de la extensión rural.

Encuentros asociativos: La aplicación de la metodología desarrollada por el IICA sobre encuentros asociativos y pasantías en Agricultura Familiar (AF) permitió que 65 organizaciones de Colombia, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Uruguay, Chile, El Salvador, Venezuela y Ecuador fortalecieran sus capacidades de gestión asociativa para mejorar su desempeño, el acceso a servicios y su vinculación comercial.

Un pueblo, un producto (OVOP): : Con la Agencia de Cooperación Internacional de Japón (JICA), se aplicó la estrategia OVOP, destinada a incrementar las capacidades de pequeños y medianos productores de las comunidades de Turrialba, Dota y Zarcero, en Costa Rica, para acceder a mercados locales.

Más capacidad mercadológica y emprendedora: En el marco del Programa de Política Agrícola financiado por la UE, 150 productores de 15 países caribeños se beneficiaron con actividades de capacitación y con nuevas herramientas de mercadeo, finanzas, emprendedurismo y gobernanza. En ocho de esos países, también se logró mejorar la gobernanza de 30 grupos.

Mejores capacidades para la gestión social: Se fortalecieron las capacidades en gestión social de los territorios de 25 organizaciones de gestión territorial y 10 gobiernos locales, asociaciones intermunicipales y gobiernos subnacionales, mediante la participación exitosa de 501 personas de 18 países en cuatro módulos de interaprendizaje virtual, de 30 a 40 horas de duración cada uno. Los módulos se enfocaron en sistemas territoriales de Agricultura Familiar (AF) y metodologías de gestión social del desarrollo de los territorios rurales. Además, 125 técnicos de Guatemala, Paraguay y Colombia fortalecieron sus capacidades en gestión social del desarrollo, mediante su participación en cuatro talleres presenciales de 16 horas impartidos por el IICA.

Sistemas de producción más sólidos: Se mejoraron los conocimientos de 50 agricultores familiares, técnicos y autoridades de México, Brasil, Colombia, Ecuador, Guatemala, Honduras, Paraguay y Perú sobre la aplicación de estrategias de políticas públicas dirigidas a promover el desarrollo rural y la AF y de prácticas innovadoras para mejorar la gestión de sus sistemas de producción, la disponibilidad de alimentos y la comercialización de sus productos. En San Vicente y las Granadinas, Jamaica, Haití y Guyana, se caracterizó la dinámica y las estrategias de producción de la AF.

Ampliación de oportunidades de inclusión: Se logró que 68 instituciones gubernamentales, 19 organizaciones no gubernamentales y 104 organizaciones de AF de Brasil, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Honduras, México y República Dominicana, reunidas en ocho instancias de articulación, diálogo y concertación territorial, mejoraran sus capacidades de organización, planificación, gestión social, acción colectiva e incidencia política. A esos efectos se realizaron actividades de capacitación, intercambios de experiencias y prácticas, territorialización de políticas, formulación de planes territoriales, elaboración de instrumentos de gestión participativa e implementación de iniciativas económico-productivas.

Familias rurales incluidas en el desarrollo: Aproximadamente 1450 familias ampliaron su participación en la toma de decisiones de las instancias de articulación y concertación para el desarrollo territorial, a partir de acciones afirmativas y buenas prácticas de inclusión, tales como el desarrollo de criterios inclusivos para la participación de grupos vulnerables; la conformación y fortalecimiento de redes, asociaciones y cooperativas de mujeres, jóvenes, agricultores familiares, artesanos, personas con discapacidad, indígenas, afrodescendientes y adultos mayores; la provisión de apoyo para la elaboración de planes de negocio y la implementación de proyectos de emprendimiento dirigidos a generar ingresos y promover la seguridad alimentaria; la capacitación en temas relacionados con las necesidades específicas de grupos excluidos, establecimiento de cajas rurales, ferias productivas para productores familiares, entre otros, con el propósito de mejorar su calidad de vida.

Inclusión mediante el incremento de capacidades: Más de 1500 personas (40 % mujeres y 27 % jóvenes) de territorios seleccionados de Brasil, Colombia, Costa Rica, Ecuador, Guatemala, Guyana, Haití, Honduras, México, República Dominicana y Surinam fortalecieron sus capacidades en temas relativos a empoderamiento, tales como autoestima, liderazgo, asertividad, manejo de conflictos, asociatividad e incidencia política.

Organización y liderazgo en los territorios: Más de 98 organizaciones económicas9 de AF de Brasil, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Guyana, Honduras, México y Surinam fortalecieron sus capacidades organizativas, así como las de liderazgo de más de 760 dirigentes y líderes mediante su participación en actividades sobre organización económica, certificación de la producción, administración de cajas rurales, comercialización, turismo rural y ecoturismo, entre otros temas.

Nueva generación de líderes rurales: Más de 200 líderes rurales de Colombia, México, El Salvador y Honduras desarrollaron sus capacidades de liderazgo colaborativo y emprendedor, mediante procesos formativos interactivos realizados con la metodología "Desatando energías locales", desarrollada por el IICA como un bien público internacional. Este proceso fue financiado con recursos del IICA; de proyectos de la Comisión Europea en Colombia, del Banco Mundial en El Salvador y de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) en México y de instituciones nacionales contrapartes de los países participantes.

Apoyo a la juventud rural: Los países centroamericanos y República Dominicana establecieron una red regional y un plan de apoyo a la juventud rural, en la que están representados los ministerios de la Presidencia, la Agricultura y el Desarrollo Rural; las instituciones nacionales responsables de ese tema y las redes de jóvenes nacionales de los ocho países del Sistema de la Integración Centroamericana (SICA).

Gestión del conocimiento para el desarrollo territorial incluyente: El Sistema de Gestión Estratégica para el Desarrollo Territorial y la Agricultura Familiar (SiGET), herramienta hemisférica para acceder al conocimiento sistematizado sobre desarrollo territorial e inclusión social, permitió a los países contar con una propuesta metodológica validada para la gestión social del desarrollo territorial incluyente (DTI), seis fascículos conceptuales y metodológicos sobre sistemas territoriales de AF, materiales didácticos y otros recursos para el fortalecimiento de capacidades y el acompañamiento técnico a procesos de DTI.


AgroEnlace, el conocimiento compartido
Durante todo el año múltiples voces nos permitieron recorrer nuestra América para conocer experiencias, para reflexionar sobre temas fundamentales en la construcción de una agricultura sustentable, competitiva e incluyente. Este último encuentro del 2016 nos permite agradecer el enorme y generoso intercambio de conocimientos que pudimos compartir.